Autoexamen del Seno


Autoexamen del Seno – Adoptar el hábito de examinarte los senos cuando aún eres adolescente puede ayudarte a habituarte a la forma en que se ven y se sienten normalmente. Cuando te familiarices con los senos, será más fácil reconocer algo fuera de lo común.

Autoexamen del Seno como realizarlo

Autoexamen del Seno

Para realizar el Autoexamen del Seno siga las siguientes instrucciones

• Párate frente a un espejo, obsérvate y revisa ambos senos en busca de hoyuelos, cambios en el pezón o en la piel.
• Mirándote al espejo, ubica tus manos detrás de la cabeza y manteniéndolas fijas, presiona los codos hacia adelante, observando si hay hundimientos en la piel, el pezón o abultamientos.
• Con el mismo fin, pon las manos sobre las caderas y presione firmemente hacia abajo, inclinándote levemente hacia el espejo impulsando los codos y los hombros hacia adelante.
• Levanta el brazo izquierdo por detrás de la cabeza con el codo en alto y con la mano derecha examina tu seno izquierdo. Inspecciona cuidadosamente, deslizando de forma circular los tres dedos intermedios de tu mano alrededor del seno, comenzando en la parte superior izquierda hasta llegar al pezón

Autoexamen del Seno – Ponga especial atención en el área que esta entre el pezón y la axila, Realiza el mismo procedimiento con la mano izquierda en el seno derecho, Puedes realizarlo mientras te duchas, pues los dedos se deslizaran mejor por el jabón.

Autoexamen del Seno prevenciones

Un Autoexamen del Seno puede ayudar a las mujeres a detectar quistes u otros problemas mamarios benignos (no cancerosos) entre los controles. También puede ayudar a algunas mujeres a detectar el cáncer de mama, una enfermedad que es extremadamente rara entre las adolescentes.

Realizar un Autoexamen del Seno es fácil y sólo lleva unos pocos minutos. Aunque pueda parecer extraño o incómodo al principio, el Autoexamen del Seno es una habilidad que puedes utilizar durante toda la vida para garantizar una buena salud mamaria.

Quistes en los senosAutoexamen del Seno y los quistes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *