La Mentoplastia o cirugía del mentón


Entre las cirugías estéticas modernas tenemos la mentoplastia, se trata de la cirugía del mentón que busca reforzar y mejorar la expresión de la cara. Con esta practica se consigue mejorar la forma del mentón, esto dará mas fuerza a la expresión del rostro, se corrigen formas faciales y se reduce el mentón que sea muy grande.

La mentoplastia se puede realizar de varias maneras:

Mediante la colocación de una prótesis. Se utilizan materiales sintéticos de textura y dureza semejantes al hueso como el gorotex, la hidroxiapatita o el polietileno. No es necesario internar al paciente ya que se realiza de forma ambulatoria y generalmente con anestesia local. Para colocar la prótesis se necesita abrir una pequeña incisión en el mentón que posteriormente se cerrará con unos puntos de sutura.

Mediante osteotomía se consigue el aumento o reducción de una porción del hueso de la mandíbula. Se realiza un corte en la mandíbula para avanzar el mentón mediante una pequeña placa de titanio o bien reducir el hueso de esa zona.

Mediante infiltración de tejido graso se utiliza la grasa del propio paciente para modelar el mentón.

Después de una mentoplastia es habitual que la cara este inflamada y que se sienta dolor en la mejilla durante los primeros días. Estos síntomas irán desapareciendo con el paso del tiempo, lo normal es que una persona que se ha sometido a una mentoplástia puede llevar una vida normal en unos dos días después de la intervención.

Se debe evitar realizar actividades que puedan aumentar la presión sanguínea, como correr o nadar. También se recomienda no frotar el mentón o exponerse al sol por lo menos durante siete u ocho semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *