La glucoplastia o cirugía de los glúteos


Esta técnica nos permite mejorar de forma y tamaño la parte de los glúteos utilizando prótesis de silicona rellenas de gel, o inyecciones de grasa. Estos implantes que se realizan hoy en dìa brindan seguridad, son de apariencia natural y son muy difíciles de detectar.

 

La glucoplastia o cirugía de glúteos es un tratamiento consistente en el aumento o elevación de las nalgas. se está convirtiendo en los últimos años en una de las operaciones de cirugía estética con más demanda.

Los glúteos son una parte de nuestro cuerpo que en ocasiones resulta difícil de mejorar a pesar de realizar ejercicio físico.

Existen diversos factores que condicionan la forma de las nalgas, como factores hereditarios o nuestra propia constitución corporal. Por ello se debe realizar una evaluación tanto del tipo de glúteos como de las regiones periféricas de los mismos (caderas, región lumbar, muslos) y de la calidad de la piel antes de realizar la intervención.

Existen dos tipos de intervenciones para realizar una glucoplastia:

Con prótesis. Se utilizan implantes de silicona que son introducidos a través de una incisión de unos cinco centímetros, realizada en un pliegue poco visible entre los glúteos. Se realiza con anestesia epidural y luego de 24 horas ya se puede dejar la clínica.

Con inyección de grasa. Consiste en realizar una extracción de grasa de la persona, en alguna parte de su cuerpo (como las caderas o la cintura). Para después de someter esa grasa a una preparación especial, inyectarla en las zonas a tratar de las nalgas. Después de la intervención será necesario llevar una faja de licra durante un mes.

Con la glucoplastia por inyección de grasa además de conseguir un aumento en el volumen de los glúteos, se moldean otras zonas del cuerpo al haberse extraído de esas zonas el exceso de grasa existente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *