Aprenda a descansar


Todas las personas necesitamos de un placido descanso, el descanso es una pausa que nos restaura y que debe efectuarse en periodos preestablecidos donde juega un papael importante el cuerpo y la mente.

En ocasiones se llega cansado al trabajo luego de un fin de semana de aparente inactividad. La razón es clara, se descansó el cuerpo pero no la mente. Con el descanso no se pretende una salida absoluta para todos nuestros problemas. Por el contrario, su fin primordial es aprender a gobernar la tensión.

Por qué descansar.

Todos tenemos presiones externas que muchas veces son difíciles de afrontar. Esta lucha interna puede causar una rigidez nerviosa y muscular tan profunda, que muchas veces no nos damos cuenta de ello, provocando así un estado de irritabilidad constante.

Es muy importante, por lo tanto, saber gobernar el cuerpo con el fin de hacerlo inmune a algunas de las cosas que nos provocan tensión. Algunos estímulos desagradables menores pueden ser controlados si aprendemos el valor del relajamiento.

Para tener en cuenta

El ejercicio consciente de la relajación es una buena manera de contrarrestar las presiones comunes de la vida diaria. Para reducir el nivel de estrés y prepararse adecuadamente para el descanso, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

Hábito:

Haga del período de relajación un momento tan importante en el día como lo es comer, dormir o trabajar. Vuélvalo un hábito saludable.

Ambiente:

Resérvese en casa un lugar de reposo y déle en su mente la categoría de sitio predilecto de sosiego y serenidad, en cuyo umbral usted abandona todas sus preocupaciones cotidianas. Cuide que sea un lugar tranquilo, con luz suave y que tenga un sofá cómodo o una cama.

Aire:

Es esencial que el lugar de reposo esté bien ventilado, pero evitando el frío y las corrientes.

Color:

Para favorecer el reposo absoluto, elija colores apaciguadores como matices suaves o pasteles del azul, el gris o el verde.

Música:

Cierto tipo de música puede ayudar a vencer las dificultades que se presentan para sosegar el cuerpo y la mente. Para este fin es recomendable la música instrumental del agrado de cada uno. La música suave logra acallar los ruidos mentales internos ayudándonos al sosiego.

Posición del cuerpo:

Tiéndase por completo en el sofá o cama. Elija la posición con la que se sienta más a gusto. El cuerpo humano pesa lo mismo si descansamos boca a bajo, boca arriba o hacia un costado.

Posición de la cabeza:

Si está tendido de espaldas, es necesario tener un cojín o almohada para tener la cabeza bien colocada, o de lo contrario no se eliminarán gran parte de la tensión de los músculos de la cabeza, el cuello y la frente.

Tenga en cuenta que el reposo excesivo reblandece la mente y el cuerpo. Por esto el tiempo máximo recomendable es de una hora, pero para algunas personas es suficiente hasta 20 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *