Como tener unas piernas elegantes y una cintura reducida


Una parte de nuestro cuerpo que todas las mujeres queremos mantener en perfecta forma es la cintura, esta nos hace ver mucho mas bellas y esbeltas. Esta parte del cuerpo tan importante no se debe descuidar ya que con los años si no se practican ejercicios se va depositando allí la grasa del cuerpo.

Los gorditos o los llamados bananos, que poco nos favorecen, se van haciendo parte de nuestro cuerpo con poca elasticidad, permitiendo que se vaya formando la flacidez.

En el circuito de las piernas se moldean las proporciones más interesantes del cuerpo desde los pies pasando por los tobillos, las rodillas, los muslos y también los glúteos. La curvatura más erótica de la anatomía antes o después del busto, según gustos y preferencias.

El sueño de tener unas piernas esbeltas lleva a muchas mujeres hasta límites tan avanzados como la anorexia. Tener una cintura de avispa está muy relacionado con una buena disposición de la espalda.

Es muy importante meter la barriga, erguir los hombros y colocar el cuello en su sitio. Se pueden reducir centímetros simplemente si realizamos veinte respiraciones profundas al mismo tiempo que controlamos la postura y nos relajamos.

Caminar correctamente, sin prisa pero sin pausa es un ejercicio indispensable para vencer la acumulación de grasas superficiales. Una hora al día es el tiempo recomendado para que el andar se convierta en una verdadera terapia.

La gimnasia para moldear el cuerpo y dar forma a la cintura, las piernas o los glúteos siempre deberá estar dirigida por un especialista en la materia.

La ducha puede desarrollar un efecto tonificante para la circulación sanguínea de retorno lo que beneficia al buen tono muscular tanto como al aspecto de la piel. El agua se debe graduar por debajo de 36 grados. Las duchas que alternan chorros de agua caliente y fría a una presión elevada también surten bastante efecto.

Los deportes más recomendados para la buena formación de las piernas y la reducción de la cintura son equitación, esquí, patinaje y natación. Y cualquier otra actividad que movilice las piernas y mantenga una postura correcta de espalda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *