El cuidado de los pies


Preste atención a sus pies, sobre ellos descansa tu cuerpo, ellos son tan importantes y debes permitir que cumplan con esta función.
? Déles un baño de agua tibia. No es necesario añadir ningún producto, un puñado de sal gruesa es suficiente. Seque cuidadosamente sus espacios. Elimine las durezas pasándoles una piedra pómez. Es aconsejable que se miren los pies con sumo cuidado, en busca de posibles lesiones, inflamaciones otras alteraciones de la piel. Luego del baño, darles un buen masaje aplicando una crema.
? Estire los dedos uno a uno, moviéndolos adelante y atrás para activarlos y separarlos más tarde con las manos como si el pie fuera un arco. Combine este sencillo hacia dentro y hacia fuera para mover las articulaciones del tobillo.
? Mantenga los pies a una temperatura acorde con la estación del año. En caso de usar calcetines utilice de lana o algodón, evitando cualquier media o calcetín que nos quede demasiado estrecha y evitar trastornos con la circulación.
Remedios Naturales
Si los tobillos están hinchados : Aplique sobre ellos compresas de perejil y levante las piernas en alto en lo posible.
? Si los pies están doloridos: es bueno un baño de diez minutos en un recipiente de agua no demasiado caliente diluya cuatro aspirinas.
? Si los pies están secos: Haga masajes a  la piel con un algodón empapado en aceite de oliva y frote después medio limón sobre la superficie del pie.
? Talones duros: Parta una cebolla por la mitad, haga un hueco en su centro y rellénelo con sal. A continuación moje con un pincel el líquido que desprende la cebolla mezclada con la sal y aplíquelo en la zona afectada.
? Aplique un exfoliante natural: Haga masajes con azúcar y crema hidratante y vuelva a meterlos en agua tibia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *