El divorcio y los hijos


Cuando enfrentamos un problema de divorcio, se piensa solo en la separación a nivel de pareja, pero cuando la situación se analiza mas a fondo, nos damos cuenta que también nos estamos divorciando de nuestros hijos, ya que el padre o la madre con quien antes permanecieron todo el tiempo ahora solo los tendrán en forma parcial.
Es ahora donde se debe estar más de cerca de ellos, sin importar las razones que nos llevaron al divorcio y analizar muy bien los efectos que la separación tendrá en los niños.
O vale la pena pensar, que en algunos casos estarán mejor en un hogar con solo uno de los padres, sin discusiones y conflictos que se dan en el hogar con ambos padres, a causa de los problemas que han llevado por años en un intento por salvar el matrimonio y que todo ha sido un fracaso y los niños solo han sido testigos de discusiones y desacuerdos convirtiéndose en victimas de algo que no les pertenece?
Independientemente de todo tipo de reacciones que el divorcio genera en la pareja, la relación de esposos termina, pero la relación de los hijos continúa. Ellos estarán metidos en la vida del padre o de la madre que se va, al menos que haya una decisión de quedarsen con solo uno de ellos, buscando así cerrar la entrada del otro.
Como padres, tenemos toda la responsabilidad del estado emocional de los hijos, en un esfuerzo de darles una buena formación.
Como no dañar a los hijos con el divorcio:
Estas son algunas claves que podrían ayudar al padre o la madre que se queda a cargo a no dañar a nuestros hijos en el evento de un divorcio.
• No hacer críticas destructivas hacia su ex pareja enfrente de los niños.
• Nunca debemos usar a nuestros hijos como intermediarios, lo mejor es intentar hablar directamente con él ò ella, cuando sean cosas relacionadas con los niños.
• No preguntarle a los niños acerca de la vida de él ò ella, mucho menos preguntarle acerca de la nueva pareja.
Cosas que debemos hacer para asimilar el divorcio:
• Aceptar que la relación terminó.
• Pensar en qué forma, contribuimos para llegar al divorcio.
• Planear nuestra nueva vida de soltera/o.
• Recobrar la independencia sin la pareja.
Como personas adultas debemos actuar de la manera que nos resulte más conveniente para nuestra recuperación, el tiempo continua y lograremos el alivio o la resignación, llevando el divorcio como una nueva etapa en nuestra vida.
Nuestro deber ahora es velar y hacer lo posible por la buena educación y formación de nuestros hijos, divorciados o no. Esa obligación está vigente y es necesario velar por ellos.
Recuerda siempre que hemos dejado de ser pareja, pero jamas dejaremos de ser padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *