Dolores de espalda


Dolores de espalda – El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes y afecta a las personas en algún momento de sus vidas. El dolor puede variar desde un dolor sordo, constante, hasta un dolor súbito e intenso. El dolor de espalda agudo aparece repentinamente y suele durar algunos días o semanas. El dolor de espalda es crónico cuando dura más de tres meses.

Dolores de espalda

Dolores de espalda recomendaciones

Dolores de espalda – La mayoría de los Dolores de espalda desaparecen de forma espontanea, aunque pueden demorar algún tiempo. Los analgésicos de venta libre y el reposo pueden ayudar. No se recomienda permanecer en cama por más de dos días ya que puede ser peor.

Dolores de espalda o lumbago como se manifiesta

Dolores de espalda – El lumbago se manifiesta como un dolor intenso en la parte baja de la espada, que puede prolongarse o no por una o las dos piernas. Aunque no se trata de algo grave, nos puede llegar a incapacitar.

Dolores de espalda, es una dolencia común, que puede afectar a muchas personas, y que es muy importante mantener una actitud positiva ante ella: La mayoría de las lumbalgias tienen un buen pronóstico. Es fundamental permanecer activo, así como recordar unas pautas posturales básicas para evitar que vuelva a aparecer.

Dolores de espalda recomendaciones médicas

Dolores de espalda – “Cuando vayamos a coger pesos del suelo, debemos flexionar las rodillas, evitando doblar la espalda, adoptemos una posición adecuada para dormir, variemos a menudo la postura en el trabajo y, en casos en que vayamos a realizar esfuerzos de riesgo para la espalda, utilicemos una faja”.

Dolores de espalda – “Además, el ejercicio diario, como caminar, la natación o la realización de estiramientos, nos ayudan a reforzar la musculatura lumbar”.

Dolores de espalda consejos para aliviar

• Evitar las situaciones o movimientos que más dolor provocan. Aunque por lo demás puede hacerse vida normal.
• Caminar y realizar ejercicio moderado. Hay que evitar los excesos.
• Evitar cargar peso durante unas semanas.
• Evitar los movimientos repetitivos que sobrecarguen la espalda.
• Evitar el reposo total en cama. Para acelerar la recuperación y reducir el riesgo de que se repita en el futuro, es importante mantener la actividad física que el dolor le permita.
• Adoptar una postura adecuada para dormir. Colocar una almohada debajo de las rodillas y otra bajo el cuello y evitar las camas muy duras o excesivamente blandas.
• Aplicar calor durante 20 minutos varias veces al día para relajar la musculatura.
• Utilizar fajas flexibles que no limiten la movilidad. Gracias a la compresión que ejercen, permiten un alivio temporal de las molestias.
• Recurrir a tratamientos físicos. Masajes suaves en la zona o aplicación de ultrasonidos.
• Consultar al médico o al farmacéutico. Para valorar el uso de analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor y mejorar la capacidad funcional, o sobre la posibilidad de recurrir a relajantes musculares en aquellos casos en los que el dolor sea muy intenso, y siempre que su utilización no supere la semana.

Dolores de espalda – Si, tras aplicar estas recomendaciones, al final de la segunda semana no se experimenta una mejoría, es conveniente acudir al médico, para descartar otras posibles causas o valorar distintos tratamientos.

Accede por el siguiente enlace para ver un tema relacionado con Dolores de espalda: Dolores de espalda remedios caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *