Dormir poco engorda


Investigaciones de grandes especialistas confirman que dormir poco altera las hormonas y puede favorecer la obesidad. Dormir poco, aumenta el apetito y engorda.

Es muy importante que en las dietas y programas de adelgazamiento habrá que suprimir, aparte de las grasas y los hidratos, otras actividades tales como salir de rumba por las noches hasta altas horas de la mañana o dejarse llevar por el insomnio. Los jóvenes tendrán que conectarse menos a Internet y escuchar música diurna.

Según los estudios, la privación parcial de sueño altera los niveles de las hormonas que regulan el hambre y el apetito. La leptina le dice al cerebro que al cuerpo no hace falta más comida. La grelina es la hormona que nos provoca la sensación de hambre. Pues bien, la investigación realizada 12 varones voluntarios sanos entre 20 y 25 años que durmieron sólo cuatro horas por noche durante dos días fue concluyente. Experimentaron un descenso del 18% en la leptina y un aumento del 28% en los niveles de grelina.

Por lo tanto con la falta de sueño, las hormonas le dan señales inequívocas al cerebro que favorecen comer mucho más.
Las personas de este experimento, tras dormir las mencionadas cuatro horas por noche durante dos días, experimentaron, un incremento del 24% en su apetito y un aumento del deseo de dulces, como caramelos y galletas; comidas saladas, como patatas fritas y frutos secos, y alimentos harinosos, como pan y pasta. El deseo de fruta, verduras o productos lácteos aumentaba mucho menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *