Dormir poco engorda


Estudios  indican que si se duerme poco las hormonas se pueden alterar y pueden ayudar a que se produzca la obesidad. Es por eso que la falta de sueño, aumenta el deseo de comer y nos aumenta el peso corporal.
Se deben suprimir las dietas y programas de adelgazamiento, aparte de las grasas y los productos que hidratan. Las jóvenes adolescentes tendrán que evitar el Internet en horas nocturnas al igual que la música.
Según los estudios , la falta parcial de sueño altera los niveles de las hormonas que regulan el hambre y el apetito.
La leptina le dice al cerebro que al cuerpo no hace falta más comida. La grelina es la hormona que nos provoca la sensación de hambre.
Por carencia de sueño, las hormonas le dan señales inequívocas al cerebro que favorecen comer mucho más.
Voluntarias de un experimento, tras dormir  cuatro horas por noche durante dos días, experimentaron, un incremento del 24% en su apetito y un aumento del deseo de dulces, como caramelos y galletas; comidas saladas, como patatas fritas y frutos secos, y alimentos harinosos, como pan y pasta. El deseo de fruta, verduras o productos lácteos aumentaba mucho menos.
Un equipo de la Universidad de Chicago ha dicho que la falta de horas de sueño va ligado con el problema de la obesidad. Uno de los grandes problemas en los grandes países.
En los E.E U.U el número de obesos se ha incrementado de forma alarmante, debido a los trabajos nocturnos que efectúa la gente, lo cual hace que el sueño sea reducido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *