Cinco chequeos que no debes olvidar


Visitar al Ginecólogo debe ser una necesidad que debemos tener siempre presente, no debemos esperar a tener algún problema o notar alguna anomalía para recurrir a el, cada seis o siete meses se debe efectuar una visita para que nos hagan cinco estudios básicos y evitar así futuros problemas.

Veamos a que estudio o exámenes nos debemos someter.

Papanicolaou: Citología del cuello uterino, se saca una pequeña muestra para comprobar si las células del cuello del útero y de la vagina son normales. También aporta información acerca del funcionamiento de los ovarios a nivel hormonal.

Examen de mamas: En este estudio el médico hace una palpación de las mamas y de los ganglios. En el caso de notar alguna anomalía o para cerciorarse de los resultados puede recomendar una mamografía o una ecografía mamaria.

Vulvoscopia: Examen colposcópico de la vulva luego de la aplicación de ac. Acético. Siempre fué considerado un procedimiento fundamental junto con la inspección para el diagnóstico de la patología vulvar. Permite detectar a través de su coloración lesiones ulcerosas, verrugas, hongos, inflamaciones.

Examen de flujo genital: Consiste en tomar una muestra del flujo vaginal para detectar gérmenes, como hongos y parásitos, que puede llegar a presentar. Si el ginecólogo lo considera necesario ordenará un cultivo y un antibiograma.

Colposcopia: Con una luz especial y una lente de aumento se observa el cuello del útero para detectar transformaciones en el tejido celular. En el caso de que las hubiera se indicará una biopsia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *