La imagen de la mujer en el verano


Todos hemos oído alguna vez el dicho popular: “Más vale una imagen que mil palabras”. Nuestra imagen dice mucho sobre nosotras queramos o no reconocerlo y seamos o no conscientes de ellos.
Según diversos estudios, las personas se hacen una impresión sobre nosotras tan sólo mirándonos en menos de 10 segundos.
Nuestra imagen comunica  mensajes a los demás y es especialmente importante si somos empresarias o nos relacionamos con gente de negocios.
Especialmente en verano, podemos  caer en el error de pensar que con las altas temperaturas no importa la ropa que escojamos y podemos ir vestidos de forma demasiado informal en el trabajo.
Una de las primeras reglas de la elegancia y el saber estar consigue en elegir la ropa según el contexto y la situación.
Si  vamos a un lugar en el que nos vamos a encontrar con gente de negocios aunque vayamos con un amigo, vale la pena hacer un esfuerzo y no vestirse como si fuéramos a la playa.
Lo mínimo aceptable sería llevar un pantalón o una falda y un polo, lo que consideraríamos “ropa informal de negocios”
Otras reglas  a seguir son:
Evitar las chanclas. Sin duda son fresquitas pero no están adaptadas al asfalto sino a la playa o la piscina. En un contexto de negocios tenemos que cuidar todos los detalles incluido el calzado.
– Nuestro aspecto tiene que ser profesional. Si dudas sobre si llevar una prenda o no porque es demasiado informal, lo más probable es que tengas razón, así que no la lleves.
Es importante que te sientas cómoda  pero siempre transmitiendo con tu ropa que eres una persona centrada en hacer negocios, responsable, que cuida los detalles  y busca la calidad.
Es bueno que te muestres en cualquier circunstancia como alguien  con el que a los demás les gustaría hacer negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *