La almendra, recomendada para una buena nutrición


La almendra ha sido considerada por grandes especialistas como una fuente de energía natural y sana, es utilizada en postres y dulces, es muy necesaria en la dieta por su alto poder nutritivo.

Los frutos secos como la almendra ejercen un papel importante en el tratamiento de las dolencias coronarias, gracias a la cantidad de arginina que hay en su contenido, lo cual tiene un efecto vasodilatador.

Las nueces y almendras han sido consideradas por las culturas de diversos pueblos de la Antigüedad como símbolos de fertilidad. El avellano tiene la consideración de árbol mágico que favorece la fertilidad, la paciencia y la constancia.

Las almendras generalmente se asocian con algún postre y especialmente a la miel. En la cuenca mediterránea el almendro es parte integrante del paisaje, y por tanto es en ese ámbito donde tiene mayor predicamento.

La almendra tiene un alto poder calórico: cien gramos proporcionan 350 calorías. Su contenido en proteínas ronda el veinte por ciento, tienen más calcio que la leche, un alto contenido en hierro y fósforo.

La almendra es el fruto seco con mayor porcentaje de proteínas, aunque no aporta todos los aminoácidos esenciales, pues es deficiente en lisina, metionina y cistina.

Contiene además ácido oleico y linoleico, que es un ácido graso poliinsaturado esencial de la familia omega-6. En definitiva, se trata de un alimento “rico en grasa, fibra, proteínas, vitaminas como la B1, B6, sobre todo E, ácido fólico y minerales. Ideal en caso de falta de energía.

Su aporte de vitamina E ejerce un eficaz efecto antioxidante de las grasas poliinsaturadas, protege a las membranas celulares de la oxidación, y, por tanto, retrasa el envejecimiento.

Por su alto contenido en ácido fólico, deportistas, adolescentes, estudiantes en época de exámenes, mujeres embarazadas o que lactan, y quienes padecen estrés, tanto físico como intelectual, son los que mejor pueden aprovechar las propiedades de la almendra.

La fibra de la almendra dice adiós al estreñimiento y se ha demostrado que aún obteniendo por la ingesta de este fruto 320 calorías diarias, durante seis meses no se produce un aumento de peso. La razón es que su aporte en hidratos de carbono simples es muy baja y el de fibra muy alto.

Los expertos consideran que un consumo adecuado está entorno a los 25 gramos al día, que suponen 150 calorías, una cantidad razonable.
Por su riqueza en calcio, fósforo y magnesio la almendra es el fruto seco más indicado para mantener la salud del sistema músculo esquelético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *