Causas de la pérdida del cabello y su tratamiento


Para solucionar el problema de la caída del cabello o alopecia, primero que todo se debe conocer sus causas, la caída del cabello se presenta tanto en hombres como en mujeres. Los cabellos sanos se distinguen ya que presentan un grosor normal, su textura es suave y se destacan también por su brillo.

Entre las causas más comunes de la alopecia o caída del cabello se encuentran: los cambios emocionales o las alteraciones psicológicas, consumo de ciertos fármacos, anomalías congénitas, factores genéticos, enfermedades sistémicas, cambios hormonales y traumatismos, uso excesivo de químicos fuertes o de secadores, alisadores y tintes, entre otros.

Tratamientos

Tratamientos con calor

Promueve el crecimiento del cabello, sin embargo, este es un tratamiento delicado ya que el exceso puede provocar quemaduras dolorosas en la piel, por lo que debe ser realizado por un especialista en el tema.

Suplementos de zinc

El sulfato de zinc es usado en varios tratamientos para la alopecia. Se basa en estudios que han reportado que la concentración de zinc en la sangre de las personas con alopecia es menor a la normal. Algunos dermatólogos usan un suplemento de zinc, sumado a otros tratamientos.

El zinc actúa como un inmunomodulador y ayuda a corregir el desequilibrio del sistema inmunológico. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el exceso de zinc es tóxico y puede tener serias complicaciones para la salud.

Suplementos vitamínicos

Las vitaminas son importantes en el crecimiento del cabello y algunas, como la vitamina E, son conocidas por fortalecer los folículos capilares.

Aceite de pescado

El Omega 3 es producido en plantas como las algas verdes. Los pescados no producen realmente este tipo de sustancias, sino que comen algas y acumulan grandes cantidades de omega 3, ácidos grasos que tienen efectos antiinflamatorios.

Tratamiento homeopático

El tratamiento contra la alopecia se puede complementar con medicamentos homeopáticos que proporcionan una gran ayuda en casos de stress y otros síntomas de origen emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *