La llegada de un bebe


La llegada del bebé al hogar supone muchos cambios, puede crear varios conflictos con lo cotidiano que se resuelven y superan con facilidad, siempre que los padres se encuentren unidos y formen una pareja sana y estable. De hecho, los cambios se superan siempre con estas armas, la unión, el amor y la comprensión.

Todo ha cambiado y de lo que se trata es de tomar conciencia desde que se inicia el embarazo, compartiendo con la pareja las inquietudes, las dudas, los temores y las alegrías. Un apoyo mutuo entre ambas partes es fundamental para el bienestar de la familia. La comunicación es básica, hablar ayuda a superarse y a crecer a nivel mental y sentimental. Se trata de una etapa única y exclusiva de la que los padres deben disfrutar con total plenitud.

Cuando el bebé ya se encuentra en el hogar, hay parejas que tienden a aislarse de la vida social y esto no es beneficioso para los padres, un círculo de amigos también está para compartir la experiencia y disfrutar de los hechos acaecidos.

Es muy importante repartirse las tareas, padre y madre deben compartir el peso de la crianza del bebé, es contraproducente dejar toda la responsabilidad a un solo progenitor. Además, realizar las acciones en conjunto y repartir dichas tareas fortalece el vínculo familiar y la relación. Se adquiere más comprensión de la situación y se evoluciona como persona y como miembro de la unidad familiar.

Un factor muy importante para que el bebé evolucione adecuadamente tanto física como psíquicamente es la unidad familiar y la buena relación entre todos los miembros de la familia. Los hijos muestran lo que ven, lo que sienten, lo expresan con su modo de actuar y con su felicidad.

Padre y madre viven paternidad y maternidad de un modo diferente, aunque la finalidad es la misma y decimos diferente porque la mamá experimenta las emociones con mucha más intensidad y no es para menos, es muy grande llevar al futuro bebé en el vientre. Los padres en ocasiones suelen sentirse en segundo plano pero la realidad es que son tan importantes como la madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *