La mejor opciòn es el divorsio ?


A medida que pasa el tiempo, la idea de que el divorcio es la mejor opción para terminar con los problemas del matrimonio, está cada vez más generalizada, sin embargo; hay varios aspectos que las parejas no consideran cuando discuten los “términos” de su separación.
Los problemas no se terminan, frecuentemente solo se pasa a otra etapa en la que inclusive, se agudizan y la situación empeora, solo que ahora; separados.
Independientemente de cuales fuesen las causas que originaron la decisión, de uno de los dos, o de ambos; de liquidar la relación de pareja, éstas mismas causas y otras diferentes provocarán nuevas controversias, en las que invariablemente los hijos y hasta otros familiares allegados, llevarán la peor parte, y esto obedece a una razón muy simple, el que considere afectados sus intereses, (económicos, sociales, familiares o laborales) .
Difícilmente lo va a aceptar y desde luego, no va a cruzarse de brazos, en la primera oportunidad tratará de “equilibrar” la situación tomando ventaja en cualquier nuevo asunto que se dispute, y esto se repetirá una y otra, y otra vez, convirtiendo la situación en un muy lamentable círculo vicioso, en otras palabras; si como pareja no se ponían de acuerdo, como ex pareja, menos.
Los hijos regularmente se convierten en rehenes y mercancía en disputa de los padres y de las familias de estos. El mal sabor de boca que frecuentemente le queda a los miembros de una pareja recién separada, provoca que inconsciente o deliberadamente rehuyan a los encuentros entre sí, o que estos se den en forma muy aislada “ para evitar problemas”, lo que regularmente sucede es que los hijos que se quedaron con uno de los dos, no vean al otro; más que “cuando se pueda” y el problema es que cada vez se puede menos, debido a los nuevos compromisos de uno y otro, en lo que consideran y no sin justificación que es su nueva vida.
Y como es de esperarse los hijos se la pasan solos o al cuidado de familiares, vecinos, guarderías o servidumbre, y por supuesto; a quien le toca esa responsabilidad y privilegio de quedarse con los hijos, se la pasa quejándose amargamente de que es “Padre y Madre”.
Además son víctimas permanentemente de los chantajes y la manipulación de ambos papás, recibiendo amenazas de ser acusados con uno y con otro indistintamente, y muy a menudo son utilizados para vigilar los pasos de uno y otro, con el fin de saber como se está manejando el otro, con quien sale, a que hora llega y en fin; que se les usa como espías y hasta como correo, “ve y dile a tu Padre que” o “le avisas a tu Madre que” etc. Lo cual provoca en los niños un absoluto desconcierto y los pone en un permanente predicamento de no saber que decir y que no.
Y por si todo lo anterior no bastara, después tienen que lidiar con las preguntas de parientes y amigos de uno y otro, o con consejos y sugerencias (normalmente parciales y egoístas) de uno y otro bando.
Aquí empieza otra etapa que los termina de desconcertar y lastimar, comenzar a convivir con quien parece que será su nuevo papá o su nueva mamá y los parientes de estos, y al poco tiempo ya tienen hasta cuatro familias, Sí, cuatro; la del papá, la de la mamá y la de la nueva pareja de uno y del otro, esto significa nuevos abuelos, nuevos tíos, nuevos hermanos y primos, más lo que se acumule, porque falta agregarle a esto, con el tiempo; nuevos fracasos o nuevos intentos y experimentos con sus correspondientes secuelas.
Por desgracia en la mayoría de los casos, estas reflexiones llegan tarde, pero lo más lamentable cuando esto sucede, es que quien vive este tipo de arrepentimientos llega egoísta y estúpidamente a la conclusión de que “si yo no soy feliz, no es justo que mi ex lo sea” y así, el miembro insatisfecho de ese ex matrimonio le “hace la vida de cuadritos” a su ex conjugue, hasta provocar respuestas del mismo nivel y se inicia un círculo vicioso interminable y patético de ataques y contra ataques, hasta que todos se siguen haciendo la vida imposible al grado de provocar tragedias muy tristes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *