La risoterapia como antidepresivo


La risa trae cantidad de beneficios para nuestra salud, como disminuir la presión arterial, le da vigor al corazón, libera endorfinas que nos dan gran sensación de paz y tranquilidad. Este tratamiento es una actividad de interacción entre dos o más personas, con la finalidad de mejorar el estado de ánimo de pacientes trasplantados, así como en los servicios de oncología y hematología, entre otros.

Las personas que otorgan la risaterapia están capacitadas para realizar el tratamiento mediante el trato directo con pacientes, en un ámbito de respeto, con el que logran pasar un tiempo agradable mediante risas. Niños entre seis y diez años de edad son los principales derechohabientes beneficiarios de esta terapia.

Dicha interacción se lleva a cabo a través de ejercicios y juegos grupales, que potencian el sistema inmunológico, utilizando técnicas que ayudan a liberar la tensión del cuerpo como expresión corporal, danza, juegos, ejercicios de respiración y masajes. Las sesiones de risaterapia se llevan a cabo dos o tres veces por semana.

Experta trabajadora social comentó que reír es un aliciente para las personas, que los motiva a seguir realizando sus actividades; es antidepresivo y, por lo tanto, genera pensamientos y acciones positivas.

Por ello, detalló, la risa no es exclusiva de pacientes que se encuentran hospitalizados, sino para la población en general, ya que los actuales estilos de vida, sobre todo en las grandes ciudades, provocan estrés que deriva, principalmente, en problemas de salud.

Recomendó que reír diez minutos al día ayudará a las personas a liberar la ansiedad, fortalecer vínculos con la familia o amigos y sentir plenitud. Además, mejora la función del sistema circulatorio y permite un mejor descanso.

Un niño se ríe en promedio 300 veces al día y un adulto, entre 15 y 100 veces. Los pequeños ríen más porque la visión que tienen del mundo es muy diferente a la de los adultos.

Al contrario, un adulto se encuentra en constante estrés por las responsabilidades y obligaciones que va adquiriendo; no obstante, tanto niños como adultos tienen la misma capacidad de reír tantas veces quieran y con ello prevenir problemas de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *