Los colegios de Shakira


Shakira visitó el pasado 11 de abril la Loma del Peyé, una zona en donde el pandillismo y la prostitución hace más vulnerables a los niños del sector. Allí se construye el nuevo colegio.

Con la construcción de una nueva institución en Cartagena, la artista cumple la promesa que hizo en la adolescencia: ayudar a los niños. El proyecto, que nació hace siete años, ya tiene cinco instituciones funcionando. Santa Marta es el próximo objetivo.

Todo comenzó hace siete años. La inquietud que Shakira tenía desde adolescente, de hallar la manera de ayudar a los niños más necesitados, comenzó a dar sus frutos cuando decidió que parte de sus ganancias se destinaran a proyectos de nutrición.

Su Fundación Pies Descalzos ya existía (La creó cuando tenía 18 años). Motivada por los graves problemas de desplazamiento y desnutrición en Colombia en esos años, destinó importantes sumas de dinero para intentar solucionar el problema nutricional de niños vulnerables por su condición de pobreza. Y aunque el esfuerzo era grande, no era suficiente para cambiarles la vida y ofrecerles un mejor futuro a estos pequeños.

Fue por esta razón que, dos años más tarde, Shakira, María Emma Mejía y Patricia Sierra, actuales presidenta y directora ejecutiva de la Fundación, respectivamente, decidieron construir colegios que además de formar a los niños, tuvieran un impacto positivo en la comunidad y generaran otro tipo de dinámicas en su entorno, lejos de la delincuencia.

Ese es uno de los propósitos que tiene la construcción del colegio en Cartagena, que comenzó esta semana en la Loma del Peyé, un sector deprimido de la ciudad amurallada donde las peleas entre pandillas y la prostitución son el pan de cada día.

Allí, la cantante puso el primer ladrillo en compañía del millonario estadounidense Howard Buffett, quien apoyará el proyecto. Como novedad, los espacios deportivos de la institución de Cartagena correrán por cuenta de la Fundación Barcelona Fútbol Club, con la cual Shakira firmó una alianza para construir instalaciones deportivas en el país y en Estados Unidos.

“Son seis colegios de puertas abiertas las 24 horas”, explica Patricia Sierra, quien ha acompañado a Shakira en el proceso durante estos siete años. Alimentación para los estudiantes, pedagogías modernas, bilingüismo, amplios espacios deportivos, huertas caseras y proyectos productivos que involucran a la comunidad hacen parte del modelo de estos colegios que beneficia a 6.000 niños y a 32.000 personas, entre jóvenes y adultos, que han sido atendidas en programas de educación no formal.

“Pies Descalzos nunca invierte donde la institucionalidad no se compromete”, aclara Patricia Sierra, directora de la Fundación, quien resalta que en los cinco colegios en funcionamiento: en Quibdó (Chocó), Cazucá (Cundinamarca) y dos en Barranquilla (Atlántico), el sector público, así como el privado y la academia participan de manera activa.

Los compromisos artísticos de la cantante, ni su hoy asediada vida personal, impiden que siga al detalle el proyecto. “Shakira siempre está pensando la fundación día a día y para dónde van los colegios. Se ha logrado consolidar un modelo que hace intervención educativa y comunitaria”, recalca Sierra.

Este aparte fue tomado de la revista Semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *