MOLOTOV: “Lo de nuestra separación era una broma”


En esta entrevista exclusiva con 10Música, el cuarteto azteca realiza un carnal balance de su carrera y tira un deseo a futuro.


A pocos metros de la Plaza de Mayo, un lugar mitológico donde el pueblo argentino tantas veces clamó por que le dieran el poder, los Molotov consumen su helado de dulce de leche con voracidad, el instinto equivalente al que un día anterior los hizo sacudir a una multitud en el Festival Quilmes Rock ‘09. Se los nota cómodos, relajados. Saben que, al igual que Paralamas, Cafe Tacuba y no muchos más, este rincón del mapa les regala el mismo afecto que les despliegan en su propia patria.

“Una piedra del camino, me indicó que mi destino era rodar y rodar. Después me dijo un arriero que no hay que llegar primero, pero hay que saber llegar”, cantaba José Alfredo Jiménez en su canción insignia, “El Rey”. Sin proponérselo, Molotov se empapa en el credo de su célebre compatriota. Porque hoy, de espaldas a la industria discográfica, los creadores de “Gimme tha power” encuentran la supervivencia en las arenas rockeras, una zona en la cual sus canciones se adaptan súbitamente.

Entonces, en el punto de quiebre de su trayectoria, Juan Francisco “Paco” Ayala y Randy “Gringo Loco” Ebright le hablan a 10Música de pasado y de presente, mientras tiran un deseo nada grandilocuente a futuro.

¿Qué lectura hacen de lo que fue la carrera de Molotov?

Paco: Somos de los que, hasta cierto punto, piensan y reflexionan. Como también somos de los que creen que es indispensable no mirar mucho para atrás. Casi siempre, en el recuerdo inmediato, creemos que podríamos haber hecho tal o cual cosa mejor. A veces, te vas dando cuenta de que las decisiones que tomaste en muchas oportunidades no fueron las mejores. Pero igual, creo que ahora se acaba un ciclo de vida en la banda que es la relación con la discográfica. Pero se vienen muchas cosas: seguimos girando, haciendo música… tendrán que venir otros discos nuevos ya como en un formato independiente.

Justamente, cuando publicaron su último disco había circulado la información de que el grupo se disolvía… ¿Eso fue un rumor o existía alguna porción de veracidad?

Randy: No, nunca estuvimos a punto de separarnos. Lo que sí, hubo un plan con la disquera que era salir con la mentira de que nos separábamos y, después del tercer sencillo, íbamos a desmentir eso, obviamente con el apoyo de la disquera. Era un plan de marketing. Lo que pasó es que, después del primer sencillo, no existió ningún apoyo de la disquera. Entonces nos dejaron solos y no había como llegar a tanto público y decirles que era todo una broma. Fue una situación resbalosa tener que desmentir esa mentira.

Paco: Después de aquello, para mucha gente, cuando nosotros regresamos a girar, lo tomaron como una reunión y el público se quedó en el espasmo de “¿era mentira o no que se habían separado?”… Ese fue un riesgo que tienes que tomar y por el cual quizá pierdes credibilidad con el público. La gente no sabía en que había quedado todo, porque no hubo más información ni apoyo.

Siempre remarcan que lo mejor del grupo se traduce sobre un escenario. Sin embargo, nunca sacaron un álbum en vivo…

Sí, es un buen punto… Siempre que montamos los temas en el estudio, tratamos de que suenen a “la banda en vivo”. Porque la mejor fotografía que se puede lograr de Molotov es un concierto. No sé porque nunca se dio de hacer una grabación en vivo. Hemos pensado y grabado muchos conciertos que, inclusive, no están ni mezclados, con la información guardada ahí. Nunca nos detuvimos a pensar si era la hora de hacer un disco en vivo. A pesar de que sentimos que tenemos ciertos hits y canciones que han pegado, siempre sentimos que falta todavía más material para llegar a realizar el Gran disco en vivo. Igual no hay prisa para hacerlo, aunque ya nos estamos poniendo viejos (risas)

Randy: Sí, cuando lo saquemos vamos a tener que usar botox… Lo podríamos titular “Botox Latino” (risas)

¿Por qué bandas como ustedes, Plastilina Mosh y Control Machete, entre muchas otras que salieron de México, perdieron la pegada que tenían en el gran público a finales de los noventa?

Paco: Debe de haber una explicación de mercado, de capital y de que las empresas se dedican a explotar, obviamente, lo que tienen a mano. Y que, cuanto más rápido te queman, te presionan a hacer otro disco que tiene que ser bueno y tener hits porque, si vende la mitad del anterior, pues fracasaste.

Quizá se haya perdido la idea del disco como obra conceptual y se trabaja más sobre un single…

¡Exacto! Inclusive, mezclan con un super ingeniero el sencillo y después el total del disco suena como mal grabado y tiene otra calidad. Como los cuatro componemos, participamos de manera muy similar en todos los temas. No importa quien los componga, nunca se elige “La canción” que va a ser el sencillo y la que se lleva toda la atención. Inclusive, repartimos esa labor de trabajar la canción del otro para que quede bien y que todos los temas tengan cierto nivel de calidad.

Randy: Nosotros no hacemos discos de relleno.

Hablando de la temática, a Molotov se lo asoció mucho con un perfil polémico. ¿Ello es algo que quedó en el pasado?

Paco: Nunca nos aferraríamos a una cuestión polémica para seguir adelante. Mucha de la gente y de los medios, catalogan a ese tipo de formato de escribir como “rock urbano” o “música de protesta”. Y es una buena estrategia, porque te encasillan ahí, te aíslan en un rincón y te dan cierto respeto contracultural. Entonces, cuando salió una canción como “Gimme tha power!”, lo que pasó fue justamente lo contrario, no tenía una intención urbana ni un estilo de rock de protesta…

Randy: En ese momento, Molotov era muy, muy underground. No vendíamos ni 150 boletos, nos iban a ver amigos a los shows… Entonces, cuando salió el primer disco, hicimos todas canciones super honestas… Ese fue el momento más honesto del grupo, porque no había ni una aspiración ni ninguna esperanza de complacer a las masas.

¿Aún se plantean metas a futuro?

Paco: Pues… Cerramos los ojos y le damos para adelante. A mi lo que más me interesa del futuro es que sigamos siendo amigos, que siga existiendo esta hermandad entre los cuatro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *