La mujer empresaria y su visiòn hacia el futuro


Uno de los cambios más grandes acontecidos en este siglo ha sido la incorporación en el mundo laboral, social y político de la mujer.
La realidad, es que las mujeres están igual o más capacitadas que los hombres para desempeñarse en el ámbito empresarial. El problema aparece a la hora de la selección en una empresa, ya que son muchas las compañías que eligen a un hombre frente a una mujer, cuando lo que debería primar, prioritariamente, es la preparación, las aptitudes y su formación; no el sexo.
Aunque aún sea complicado compatibilizar la vida laboral y la familiar, la mayor parte de las emprendedoras , están casadas o viven en pareja. Asimismo, ellas se sienten responsables por la cohesión afectiva del grupo familiar y esta posición en relación a la familia no representa meramente una subordinación a las fronteras limitadas del mundo privado, sino que hay allí también una búsqueda de sentido e identidad profunda. Posiblemente ciertas “estrategias de poder”.
De los datos estadísticos disponibles se puede concluir que el mercado laboral muestra una segmentación horizontal y vertical en cuanto a la participación de mujeres y hombres. Las mujeres se concentran en pocas ramas sobre todo en las ramas denominadas “tradicionales”, que se relacionan con actividades que social y culturalmente se consideran femeninas.
De tal manera, se encuentra por ejemplo una concentración de la actividad laboral femenina en pocas ocupaciones, sobre todo en el área de servicios. Como resultado, existe una división de trabajo en la cual, las mujeres realizan las tareas más rutinarias, menos creativas, menos valoradas y de menor contenido tecnológico. Además se encuentran en puestos más alejados del poder de decisión. De esta manera, se ve claramente que la sociedad se torna ” …… Es decir, limita o estorba el acceso de la mujer a los puestos de dirección; se intenta que la mujer piense, o se comporte como el varón; Estos procedimientos son injustos con la dignidad de la mujer y deben rechazarse.
Lo apasionante del mundo emprendedor es que no hay reglas ni caminos ( excepto el burocrático y contable). Todo tiene un componente creativo que lo hace muy apetecible. Por ejemplo, la comunicación y la intuición (virtudes típicamente femeninas) que cada día cobran más y más fuerza.
Aun así, hoy las mujeres cobran un 30% menos que los hombres. Esta es una diferencia importante que repercute directamente en el nivel de vida.
Toda mujer, sin importar su estatus social, belleza exterior, nivel de profesión; debe ser respetada. Mientras más luchadora se vuelve más cautivadora se aprecia. Por eso, la idea es mostrarle a la sociedad que el mundo femenino es independiente, constante y puede seguir con firmeza sus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *