Mujeres contra mujeres


Muchas veces,  hemos llegado a ser violentas con otras mujeres, hemos llegado incluso a invadir la paz y armonía de su hogar , hemos causado daños irreparables a ella y al resto de su familia, que dejan huellas difíciles de borrar.
Una mujer puede convertirse en una persona que habita silenciosamente como una intrusa, en el medio de una esposa y un esposo que hasta hace poco vivían felices, hasta que a él se le antojó tener otra experiencia.
Ella por otro lado, pone en juego todas sus formas de seducción, sin imaginarse que toda eso se convertirá más tarde en  llanto sufrimiento, y arrepentimiento del que le costará tanto salir.
Sabemos que las aventuras de infidelidad empiezan con una gama de mentiras y promesas por parte del hombre, negando desde su edad hasta sus compromisos familiares, como ser casado.
Por fin un día el traicionero queda al descubierto y se separan, porque la esposa no puede soportar la humillación de sentirse traicionada y no está dispuesta a perdonar más, la amante se siente la “ganadora”, venció y le demostró al amante que “ella es más mujer que la esposa”.
No es entonces  violencia que una mujer, no contenta con haber destruido una familia, también insulte y arremete en contra de la esposa que se encuentra  sola con sus hijos?  ¿Se le podría entonces llamar violencia a la acción de una amante que acaba con un hogar sin tener derecho?
“Mi marido se fue con ella, pero  ella me ve y se ríe , otras veces me insulta diciendo que le tengo celos porque él la prefirió a ella; otras me insulta con palabras fuertes y me amenaza con agresión física si yo sigo hablando con él.
Esta y muchas otras son las formas de maltrato que una mujer puede infligir en otra mujer, Considero que es el tiempo de respetarnos y evitar que hogares se dañen por culpa de una aventura, reflexionemos ya !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *