Remedios caseros para quemaduras solares


Cuando nos exponemos sin ninguna protección a los rayos ultravioletas del sol, nos estamos arriesgando a sufrir quemaduras solares, esto lo hacemos con frecuencia buscando broncearnos para que el cuerpo adquiera una bella tonalidad, pero lo que se hace es causarle un gran problema.

Otras veces nos quemamos, al hacer ejercicios a campo abierto, en la piscina o simplemente cuando salimos a caminar. Es importante vigilar las quemaduras solares, ya que pueden complicarse con infecciones las cuales pueden facilitar la formación de cicatrices y hasta melanomas.

Lo primero que se debe hacer después de sufrir una quemadura solar, es refrescar el área con agua fría. Incluso, puede sumergir una tela en el líquido y ponerla sobre la quemadura. Aplicar varias veces al día durante10 a 15 minutos en cada ocasión.

Una vez enfriada, se puede aplicar los siguientes remedios caseros con el fin de aliviar el dolor y permitir su pronta curación.

• Mojar una gasa en leche fría y aplicar sobre el área quemada por el Sol durante media hora. Repetir cada dos a cuatro horas.

• Aplicar yogurt a todas las zonas afectadas. Enjuagar en una ducha de agua fría y luego secar con cuidado la piel a base de golpecitos.

• Lavar una zanahoria, cortar, aplastar y aplicar directamente sobre la zona afectada. Cubrir con una gasa y deja actuar durante tres horas.

• Batir una clara de huevo y mezclar con dos cucharadas de aceite de oliva virgen. Aplicar esta preparación sobre la quemadura cada dos horas.

• Tomar la hoja (o penca) de una planta de aloe vera o sábila, extraer su gel o jugo y aplicar directamente sobre la lesión.

• Extraer la pulpa de medio melón, sin pepitas, aplastar con un tenedor y aplicar, mediante una gasa, durante 10 minutos sobre la piel enrojecida.

• Mezclar 2 cucharaditas de jugo de tomate y una pizca de bicarbonato y aplicar en la zona quemada. Dejar varias horas puesto.

• Mezclar suficiente agua al almidón de maíz hasta formar una pasta compacta y aplicar sobre la quemadura de sol.

• Lavar un pepino, una papa o manzana, cortar en rebanadas delgadas y refrigerar por un tiempo. Luego, aplicar directamente sobre el área afectada.

• Cortar un tomate (preferiblemente frío) por la mitad y aplicar por las áreas con quemaduras solares.

Recomendaciones

Tener cuidado con el jabón, ya que puede secar e irritar la piel quemada. Si se usa jabón, éste debe ser muy suave y se debe enjuagar bien. No debe remojarse en agua jabonosa.

Beber mucho líquido para ayudar a contrarrestar el efecto resecante de una quemadura.

Comer de forma balanceada principalmente alimentos que contenga vitamina A (aumenta la producción de melanina) para que la piel pueda regenerarse.

Elevar las piernas. Si tiene las piernas quemadas y los pies hinchados, resulta conveniente colocar las piernas de modo que queden a mayor altura que el nivel del corazón.

No raspar la piel. Cuando se bañe, la toalla no debe friccionar la piel para secarse, ya que la irritaría, sino más bien debe darse golpes suaves.

Dormir bien por la noche. Muchas veces no es fácil dormir sobre la zona quemada por el sol. Para ello, se debe espolvorear talco en las sábanas para reducir al mínimo la raspadura y la fricción.

Cuidar las ampollas. Si aparecen ampollas, no se deben abrir, ya que podrían causar una infección. Si se abren por accidente, no se debe retirar la piel que la recubre, ya que ésta es una protección.

Evitar exponerse a los rayos solares sin protección principalmente entre las 10:00 a.m. y las 3:00 p.m. (cuando el sol brilla con más intensidad y nunca más de media hora.

Aplicar protectores solares con factores de protección adecuados a nuestra piel en la medida necesaria después de nadar o transpirar en forma fuerte, es necesario protegerse las zonas más delicadas de la piel como labios, nariz, manos, pómulos, orejas y nuca con sombreros, telas de trama cerrada y mangas largas.

Evitar que los niños menores de 6 meses sean expuestos a la luz solar directa por períodos de tiempo largos. Éstos se deben mantener frescos y a la sombra. No aplicar filtros solares a niños de esa edad.

Evitar quemarse dos veces Recuerde que al quemarse, la piel tarda para regenerarse completamente de tres a seis meses y, por lo tanto, se encuentra muy sensible y se podrá quemar más rápido que antes.

Consultar con un médico si se siente los siguientes síntomas:

Náuseas
Escalofríos
Fiebre
Desvanecimiento
Formación de ampollas muy extendidas
Debilidad general
Manchas de decoloración púrpura o comezón intensa
Quemadura que arde nuevamente o se extiende (puede que exista una infección)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *