Como descubrir si tu cabello se encuentra sano


Les presentamos diferentes pruebas para que le hagas a tu pelo con ellas te podrás enterar si tu cabello se encuentra sano o necesita de algunos cuidados especiales, las puedes realizar en cualquier lugar sin ningún inconveniente…

 

Comparación raíces y puntas

Con mucho cuidado, arranca un pelo, preferiblemente de la parte superior de la cabeza, porque normalmente es la zona más dañada. Coloca en paralelo la punta y la raíz, para poder compararlas y observar así las siguientes características: el grosor, el color y la textura.

Grosor: si el diámetro del pelo es más pequeño en las puntas, entonces el pelo está en proceso de deterioro y tenderá a mostrarse seco, débil y con pérdida de volumen.

Color: si el cabello ha perdido color en la punta, comparado con la raíz, es una indicación de la pérdida de hidratación o melanina, pigmento natural del color del cabello. El cabello tenderá a la formación de puntas abiertas.

Textura: si el pelo tiene menos brillo en las puntas que en la raíz, y además observas que el tacto no es suave, es que la cutícula no está en buenas condiciones y el resultado es un pelo sin brillo, que no refleja luz. Por el contrario, si la punta y la raíz tienen el mismo aspecto y textura es porque el pelo está sano.

El experimento de la aureola

Coge una lámpara potente y colócate delante del espejo. Sujeta la lámpara detrás de la cabeza para no ver la luz reflejada en el espejo. Si observas una aureola alrededor de la cabeza, es signo de que el pelo no está sano. La electricidad estática es la causante de la aureola, porque la cutícula está dañada. En estos casos el pelo se muestra rebelde y tenderá a la formación de puntas abiertas.

La prueba de la harina

Poner harina en un plato unos 30 g. y pasar un pelo ella. Si las cutículas están dañadas la superficie se presentará irregular porque las cutículas están levantadas y la harina se quedará adherida. Si el pelo está relativamente limpio de harina, indica que está sano.

La prueba de la moneda

Para esta prueba se necesitará una moneda con agujero aunque también puede hacerse con un anillo. Si tienes el pelo largo, aproximadamente unos 20 centímetros, separa un mechón pequeño de pelo e introdúcelo por el agujero central de la moneda del anillo. Sujeta el mechón por cada uno de los lados, se podrá deslizar la moneda de un lado a otro. Si el pelo está dañado su superficie será rugosa y al desplazar la moneda se apreciará una diferencia en el movimiento de la moneda al moverse a uno u otro lado. Dependiendo del material de la moneda, incluso se producirá un sonido al desplazarse.

La prueba de los dedos

Sujeta fuertemente el pelo por la zona de la raíz con el dedo índice y pulgar de una mano y desliza los mismos dedos de la otra mano por el pelo hacia abajo. Al hacerlo, da una sensación agradable, de pelo liso sedoso, al tacto. Si el pelo está sano, al repetir la misma operación en sentido contrario, las cutículas del cabello permanecerán planas y se notará la misma sensación. En el caso de que el pelo no esté sano, las cutículas estarán levantadas y, entonces, se notará sensación de aspereza, e incluso se oirá un pequeño chirrido.

La prueba de la espiral

Para saber si el cabello es propenso a presentarse débil y con pérdida de volumen se puede realizar esta prueba. Asegúrate de que las manos están completamente secas, toma un pelo y sujétalo con dos dedos. Pasa el índice y el pulgar con fuerza a lo largo del pelo y comprueba si el pelo forma una espiral o, por el contrario, se rompe. Si forma una espiral está más sano que si se rompe, pero deberás efectuar la prueba siguiente para conocer su grado de salud.

La prueba del agua

Echa la muestra de pelo en espiral en el agua y espera a ver qué sucede. El principal objetivo es ver la rapidez con la que el pelo recupera su forma original. Si la recupera con velocidad es porque el cabello está sano. Si tarda más tiempo, por ejemplo un minuto, es porque está débil. Como sus propiedades elásticas están dañadas tarda más tiempo en adquirir su forma inicial. Por otro lado, al ser más poroso no flota en el agua y se hunde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *